Para mejorar muy significativamente la calidad de vida de las personas, el aprendizaje y la educación son fundamentales para su desarrollo y, por consiguiente se debe apuntar que los niños y niñas de todo el mundo,  puedan tener la facilidad de terminar su ciclo de enseñanza primaria de calidad.

Dirigiendo todos los esfuerzos a mejorar la educación para las personas que se encuentran en situación de extrema pobreza, proporcionamos conocimientos y aptitudes a las personas, para que mejoren su calidad de vida. Lo que nos lleva, a una reducción significativa y gradual de su situación de extrema pobreza.

Queda mucho por hacer, sobre todo si apuntamos a las zonas rurales y los barrios de tugurios urbanos, donde el abandono de algunos países; se ve reflejado en la falta de inversión para mejorar la manera del aprendizaje en las diferentes instituciones educativas, que hacen parte de estas zonas, en donde sus estudiantes no cuentan con las condiciones necesarias para adquirir una correcta educación; pero en ocasiones se observan tendencias a mejorar estas situaciones.

Nuestro reto es mejorar la calidad del aprendizaje y la enseñanza. Apoyar, para la utilización de las técnicas cognitivas, las competencias básicas y las aptitudes para la vida, implementar valores y actitudes positivas, los cuales son indispensables para el desarrollo a nivel personal, comunitario y local.

El uso e intercambio de conocimientos, nos resulta cada vez más importante para luchar contra la pobreza y lograr el desarrollo social, con lo que nos surge la necesidad de obtener resultados con un aprendizaje de calidad, esto se convierte en una condición indispensable para poder compartir los beneficios de la creciente prosperidad. El conocimiento que  los niños aprenden en las escuelas y, lo que los jóvenes y adultos adquieren en los programas de aprendizaje no estructurado; nos debe permitir aprender a conocer, a hacer, a ser y a vivir juntos.

Aunque existan grandes políticas nacionales, regionales y locales para mejorar, la inversión y los diferentes programas de educación; se puede notar que a través de los tiempos, se refleja un aumento en la deserción estudiantil y que algunas de las instituciones en donde se realizan grandes inversiones en su infraestructura; a poco tiempo estas no son utilizadas de la mejor manera, sea por problema de logística o por falta de estudiantes.

Debemos apuntar igual a la alfabetización de los adultos, las madres de familia, son un papel importante e influencia sobre la escolarización de sus hijos, en particular de sus hijas. En la actualidad hay un poco más de 774 millones de adultos analfabetos y, de esta cifra uno de cada cuatro son mujeres.

El aprendizaje en la infancia, ayudados con  los programas preescolares; permite a los niños que ingresan en la escuela primaria muchas más oportunidades de permanecer hasta terminar el ciclo, estas oportunidades son un poco más reducidas y escasas en la mayoría del mundo en desarrollo, pero estas tienen excepciones en América Latina y el Caribe.

En estas regiones, las oportunidades de cursar una enseñanza secundaria de calidad y los programas de aprendizaje permanente, son motivadores a los estudiantes, para  alcanzar un nivel de educación lo más alto posible y quienes llegan a considerar que el aprendizaje es una tarea para toda la vida.


El planeta  tiene su punto de mira en el desarrollo humano sostenible, siendo que esta es la única posibilidad de eliminar las desigualdades y ayudar a mejorar la calidad de vida de nuestras generaciones presentes y futuras. En esta perspectiva, los gobiernos, los donantes y los organismos internacionales deben seguir colaborando con valor, determinación y dedicación inquebrantable para alcanzar la enseñanza primaria universal y las metas más amplias de los objetivos de desarrollo del Milenio.

En nuestro país Colombia, en el Departamento de la Guajira; las escuelas en las zonas rurales, presentan todo tipo de problemática desde la falta de inversión para adecuar las instalaciones adecuadamente, como la falta de estudiantes por la problemática de transporte para asistir a sus clases. Debido a la pandemia, muchos son los estudiantes que no han podido recibir una buena educación, por falta de conectividad a internet y los equipos tecnológicos para recibir sus clases.

Padres de escasos recursos, los cuales no pueden comprarle al menos un buen equipo móvil para acceder a sus clases a sus hijos ni cuentan con acceso a Internet. Unámonos  y poco a poco, ayu-dar para que estas situaciones, sean cada vez menos en estas familias.

Al unirnos como comunidad solidaria, ayudaremos a las personas menos favorecidas y aportaremos en el mejoramiento de este planeta, fortaleciendo la educación en estas zonas rurales y con ello, estas comunidades rurales se fortalecerán y ahuyentaran de ellas la pobreza de sus integrantes.

Deseamos poder llevar felicidad a los niños y niñas, estudiantes de escasos recursos; para que puedan acceder a una educación de calidad y que cuenten con los elementos necesarios para su formación escolar.